La alopecia puede dividirse en trastornos en los que el folículo piloso es normal, pero el ciclo de crecimiento del vello es anormal y trastornos en los que el folículo piloso está dañado.

La alopecia androgenética es la causa más común de pérdida de cabello en las mujeres.

Otros trastornos incluyen alopecia areata, efluvio telógeno, alopecia cicatricial y alopecias traumáticas.

El diagnóstico generalmente se basa en una historia clínica completa y un examen físico específico. En algunos pacientes, pueden ser necesarias pruebas de laboratorio o una biopsia.

El minoxidil administrado tópicamente está indicado para el tratamiento de la alopecia androgenética en mujeres. Los corticosteroides y otros agentes se usan típicamente en mujeres con alopecia areata. El efluvio telógeno es a menudo un trastorno autolimitado.

Debido a que la alopecia puede ser devastadora para las mujeres, el manejo debe incluir una evaluación de los efectos psicológicos.

Aunque la alopecia puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, es más angustiante cuando afecta el cuero cabelludo. La pérdida de cabello puede variar desde un pequeño parche desnudo que se enmascara fácilmente con el peinado hasta un patrón más difuso y obvio.

Se ha descubierto que la alopecia en las mujeres tiene efectos significativamente perjudiciales sobre la autoestima, el bienestar psicológico y la imagen corporal.

Fisiopatología de la Alopecia

Cada folículo piloso pasa continuamente por tres fases: anágena (crecimiento), catágena (involución, o una breve transición entre crecimiento y descanso) y telógena (descanso).

Los trastornos de la alopecia pueden dividirse en aquellos en los que el folículo piloso es normal, pero el ciclo de crecimiento del cabello es anormal (p. ej., efluvio telógeno) y aquellos en los que el folículo piloso está dañado (p. ej., alopecia cicatricial).

Diagnóstico de la pérdida de cabello en mujeres

aprende a diagnosticar la pérdida de cabello femeninaLa creación del historial médico

Una historia cuidadosa a menudo sugiere la causa subyacente de la alopecia. Los factores cruciales incluyen la duración y el patrón de la pérdida de cabello, si el cabello está roto o suelto en las raíces, y si ha aumentado la pérdida o el adelgazamiento.

La dieta del paciente, los medicamentos, las condiciones médicas presentes y pasadas, y los antecedentes familiares de alopecia son otros factores importantes.

El examen físico para desenmascarar la causa de la alopecia femenina

El examen físico consta de tres partes.

  • Primero, se examina el cuero cabelludo en busca de evidencia de eritema, descamación o inflamación. Las unidades foliculares son aparentes en las alopecias no cicatrizantes, pero ausentes en los tipos de cicatrices.
  • En segundo lugar, se evalúa la densidad y la distribución del cabello.
  • En tercer lugar, se examina el tallo del cabello para determinar su calibre, longitud, forma y fragilidad.

La prueba de trácción para pérdida de cabello

La “prueba de tracción” es una técnica sencilla para evaluar la pérdida de cabello. Aproximadamente 60 pelos se agarran entre el pulgar y los dedos índice y medio. A continuación, los pelos se tiran suave pero firmemente.

  • Una prueba negativa (seis o menos pelos obtenidos) indica una caída normal.
  • Una prueba positiva (más de seis pelos obtenidos) indica un proceso de caída activa del cabello.

Los pacientes no deben lavarse el cabello con champú 24 horas antes de que se realice el examen. Si el diagnóstico no es claro con base en la historia clínica y el examen físico, se pueden indicar pruebas de laboratorio seleccionadas y, ocasionalmente, una biopsia.

Las causas de pérdida de cabello en las mujeres

Alopecia Androgenética femenina

¿por que ocurre la alopecia femenina?La alopecia androgenética, o pérdida de cabello mediada por la presencia de la dihidrotestosterona androgénica, es la forma más común de alopecia en hombres y mujeres.

Casi todas las personas tienen algún grado de alopecia androgenética.

La pérdida de cabello suele comenzar entre los 12 y 40 años de edad y con frecuencia es insuficiente para ser notada.

Sin embargo, la pérdida visible de cabello ocurre en aproximadamente la mitad de todas las personas a la edad de 50 años. En las mujeres, el peinado puede enmascarar la pérdida temprana de cabello.

Los folículos pilosos contienen receptores de andrógenos. En presencia de andrógenos, se activan los genes que acortan la fase anágena y los folículos pilosos se encogen o se miniaturizan. Con ciclos anágenos sucesivos, los folículos se vuelven más pequeños (lo que lleva a un vello más corto y fino), y los vellos no pigmentados reemplazan a los vello terminales pigmentados.

En las mujeres, el adelgazamiento es difuso, pero más marcado en las regiones frontal y parietal. Incluso las personas con alopecia androgenética severa casi siempre tienen una franja delgada de cabello en la parte frontal. El resto de la configuración del cabello puede parecerse al corte de pelo de un monje.

Debido a que la pérdida de cabello en la alopecia androgenética es una aberración del ciclo normal del cabello, es teóricamente reversible. Sin embargo, la alopecia androgenética avanzada puede no responder al tratamiento, debido a que la inflamación que rodea el área de la protuberancia del folículo puede dañar irreparablemente las células madre foliculares.

Tratamiento de la alopecia androgenética en mujeres

Minoxidil

El tratamiento preferido actualmente para la alopecia androgenética es el minoxidil. El minoxidil parece afectar al folículo piloso de tres maneras: aumenta el tiempo que los folículos pasan en el anágeno, “despierta” a los folículos que están en el catágeno, y agranda los folículos reales. Se desconoce el mecanismo por el cual el minoxidil afecta estos cambios. El vello se agranda y se convierte en vello terminal. Además, se reduce la pérdida de pelo.

Estrógeno Exógeno

En el pasado, el estrógeno exógeno se usaba para tratar la alopecia androgenética. Este tratamiento se utiliza con menos frecuencia en la actualidad, debido a que el minoxidil es más efectivo.

En las mujeres fértiles con alopecia androgenética que solicitan anticoncepción oral, es importante seleccionar una píldora que contenga la menor cantidad de progestina androgénica, como norgestimato (en Ortho-Cyclen, Ortho Tri-Cyclen), noretindrona (en Ovcon 35), desogestrel (en Mircette), o diacetato de etinodiol (en Demulen, Zovia).

Espironolactona (Aldactone)

Este medicamento es un inhibidor competitivo débil de la unión de andrógenos a los receptores de andrógenos. También disminuye la síntesis de testosterona. Por estas razones, la espironolactona administrada por vía oral ha sido probada en el tratamiento de la alopecia androgenética, aunque persisten dudas sobre su utilidad. La espironolactona puede ser beneficiosa en mujeres que también tienen hirsuitismo. Sin embargo, la FDA no ha etiquetado este medicamento para el tratamiento de la alopecia androgenética.

Finasterida (Proscar)

Este agente ha demostrado ser efectivo en hombres con alopecia. Sin embargo, la finasterida no debe usarse en mujeres en edad fértil, porque los inhibidores de la reductasa 5α pueden causar anormalidades de los genitales externos en el feto masculino. Además, la finasterida no ha demostrado ser útil en mujeres posmenopáusicas con alopecia androgenética.

Tretinoína (Retin-A)

La terapia tópica con tretinoína como complemento del minoxidil ha demostrado ser prometedora.