El mundo de las pelucas oncológicas está rodeado de falsos mitos. Los usuarios, a no ser que tengan experiencia, tienen una concepción sobre las pelucas muy alejada de la realidad. En este artículo presentamos algunos de esos mitos:

El cuidado de una peluca es difícil

Cuando el usuario cuenta con el conocimiento correcto, el cuidado de la peluca oncológica puede ser tan (y, a menudo más fácil) que el cuidado del cabello real. Solo se necesita seguir un proceso diferente y diferentes productos. Las pelucas vienen acompañadas de una serie de instrucciones en las que se explica pormenorizadamente los productos que pueden emplearse y los tratamientos que hay que realizar.

Las pelucas tiende a “salir volando”

Es el típico miedo que tienen todas las personas: que la peluca “salga volando” dejando nuestra cabeza al descubierto. Algo que no suele suceder. Basta con encontrar una peluca que se adapte correctamente a nuestra cabeza. Al principio se puede tener la sensación de que se va a caer, pero si la talla es idónea no va a moverse.

Las pelucas dan calor y son incómodas

Postizos de pelo Valencia Concept Hair SystemsOtro mito más. Las pelucas sintéticas están realizadas con materiales que favorecen la transpiración. Las pelucas de pelo natural dan el mismo calor que si tuvieses cubierta la cabeza de pelo propio, sobre todo si es largo. A más densidad de cabello más calor y más molestia, como ocurre con el pelo natural. Además, con las pelucas sucede lo mismo que con las gafas de vista, una vez que te acostumbras a llevarlas ya ni te acuerdas de ellas.

Las pelucas no son lo suficientemente versátiles

Existen pelucas oncológicas con formas y estilos diferentes. Cada estilo ofrece sus propias ventajas y desventajas. Sin embargo, las pelucas hechas de cabello humano permiten mucha más versatilidad, ya que se asemejan más en caída, textura y movimiento al pelo natural. Además, pueden usarse planchas para el cabello para conseguir diferentes formas y volúmenes.

Las pelucas de cabello humano son mejores que las pelucas sintéticas

Cada tipo de peluca tiene sus puntos fuertes. La mayoría de las pelucas sintéticas cuentan con fibras que se asemejan en textura y movimiento al pelo humano. No se nota que es pelo postizo. Además, las pelucas sintéticas no requieren de tanto trabajo para lograr la apariencia deseada e incluso pueden reestilizarse para dar una nueva apariencia, como crear ondulaciones o rizos.

La peluca provoca que el pelo vuelva a crecer

El uso de una peluca no inhibirá el crecimiento del cabello. Las células que permiten que el pelo crezca siguen funcionando debajo de la piel.

Las pelucas son muy caras

Hay opciones asequibles para todos los bolsillos. de 30 a 500 euros, dependiendo del material, la longitud del cabello…

Las pelucas se notan cuando las usas

Los avances en la industria permiten que las fibras sintéticas tengan una apariencia natural. La tapa de la peluca oncológica permite el movimiento natural del cabello.

Para conseguir una apariencia lo más natural posible hay que asegurarse de que la peluca está colocada adecuadamente, que el corte se adapte a la forma de la cara, y elegir un color que parezca natural en consonancia con el tono de la piel.

Las pelucas son difíciles de colocar

Poner en una peluca es bastante simple. Al poner la peluca por primera vez es posible que se tengan que hacer algunos ajustes, pero una vez que se han ajustado, el usuario debe ser capaz de realizar esta acción de manera natural.

Pelucas Oncologicas The Hair Shop